Manifiestos

Contando las 53 Semanas con Sindel - No. 40

Palabra 40 de 53 - sueños

Con el terror clásico de Morfeo en los sueños, 
una ninfa se desplazó velozmente por el universo onírico, 
convirtiéndose en la inquisidora de sus sentidos. El cielo nocturno 
se abrió, y mientras el crisol de la noche la arrullaba, una rosa negra 
embalsamada, apareció ante ella. Aterradora, acusadora habla por sí sola. 
Ella entre sollozos y su rencor mefistofélico, se quedó atónita escuchándola, y 
recordando cómo fue en su momento. Con su altivo y verde tallo, con sus hermosos 
pétalos rojizos, y su olor a pino y musgo. Como olvidar su rosa mágica, símbolo de su 
amor oxidado, la única testigo de la dolorosa despedida, de aquel falo exquisito y 
varonil antes que se lo diese de cenar a sus exóticas y hambrientas pirañas.